Respuesta a: Hermandad del Prendimiento y Gran Perdón

El Arbotante – Foro Cofrade de Málaga Foros Archivo Hermandad del Prendimiento y Gran Perdón Respuesta a: Hermandad del Prendimiento y Gran Perdón

#22229
K-piro-T
Participante

La tontería es pensar que la coronación tiene que concederse por el mejor o peor trabajo que haga una cofradía. La coronación es un reconocimiento a la devoción popular de una imagen. Punto. Si esto es así, no cabe trabajo alguno para merecerla, sólo ostentar esa devoción. Una vez concedida, o reconocida esa devoción, y hasta la fecha de la coronación, todo trabajo es poco. Pero realizar una promoción de una imagen para que sea coronada, como si de cualquier producto comercial se tratara, me parece ridículo. Y todo por colgarse la medalla de yo coroné a mi Virgen, o vamos a por otro objetivo, o le voy a hacer «la mejor saya de Málaga»… CATETECES.

Lo de promocionarse es logico, por que nuestra imagen tiene devocion pero hay cofrades que no lo ven, por lo que veo tu tampoco, no podemos caer en comparaciones, obiamente Gran Perdon no tiene la devocion como tienen Zamarrilla, Esperanza o Rocio pero tener tiene y mucha mas de lo que nos pensamos. No coincidimos en lo del trabajo, para nada, la imagen tiene devocion, pero para coronarla, hay que hacer unos pasos y detalles, ya no solo el informe para coronar, si no conocer la opinion de nuestros hermanos, quieren coronarla? tambien el asunto economico, no podemos coronar a una imagen si luego no vamos a tener dinero ni para montar un altar o hacer caridad, eso lleva unos pasos. El Rocio por ponerte un ejemplo tardaron años, años, en coronarla y de todos es sabido su devocion o la Esperanza que tambien tardo, todas realmente. Y coincido contigo en eso de colgarse medallas y decir la mejor saya de Málaga eso es una catetada propagandistica

Ese trabajo que tú dices es como las hemorroides: se sufre en silencio. Cuando se sepa si los hermanos quieren y si es viable, entonces se marca el objetivo y el trabajo para conseguirlo. Hacerlo al revés son ganas de justificar lo injustificable.